WOODFORD RESERVE PRESENTA SU GAMA RYE

Woodford Reserve, uno de los bourbon más vanguardistas de EEUU, ha presentado en Madrid su nueva versión Woodford Reserve Rye, con un marcado carácter tradicional. Allí ha estado, como no podía ser de otra manera, Jesús Bernad, nuestro gran maestro catador.

La esperada presentación ha sido realizada por el Global Brand Ambassador de la marca durante los últimos 7 años, Thomas Vernon, todo un experto del whiskey americano. En su Master Class destacó la gran influencia en el whiskey americano de los irlandeses y escoceses que emigraron a Estados Unidos, y que, por fortuna, trajeron su gran conocimiento de la destilación al país norteamericano, donde predominaba como cereal el maíz.

El propietario de este bourbon, Oscar Pepper, tiene una larga trayectoria en la destilación y sus ancestros comenzaron con esta actividad desde principios de 1800. Sin embargo, Woodford Reserve como tal, es una marca bastante nueva, ya que nace en 1996.

El objetivo de Pepper es claro, modernizar el estilo del bourbon. Para ello, establece 5 puntos clave en la elaboración de su whiskey: el agua, los cereales, la fermentación, la destilación y la madurez.

Para entender la importancia del primer elemento, el agua, es necesario saber que hasta un 90% del whiskey americano se elabora en el estado de Kentucky. ¿Por qué? Pues, porque esta es una hermosa tierra que se caracteriza por sus aguas, filtradas en suelos calizos, y famosas por su gran calidad y elevada riqueza mineral. La destilería de Woodford Reserve obtiene su agua de un manantial cercano, el Glen Creek, de pura agua cristalina

Como anécdota, Thomas cuenta que los reconocidos caballos del Derby de Kentucky basan la clave de su éxito con en la fortaleza de sus huesos, debido a esta mineralidad de estas aguas.

En cuanto a los cereales utilizados, destaca uno por encima de todos: el maíz. Legalmente, el bourbon debe llevar un 51% de maíz, sin embargo, en el Woodford Reserve llegan a un 72%. El resto de los cereales utilizados son la cebada malteada, con un 10%, y el centeno, con el 18% restante. Este último cereal le aporta al whiskey un toque especiado y una mayor persistencia.

La fermentación que realizan estos cereales dura el doble de lo habitual, unos 6 días, que contribuye con notas afrutadas al whisky. Por su parte, la destilación es tradicional, al estilo irlandés, con tres alambiques de cobre, de esbelta figura, y con la triple destilación que alcanza los 80º, pero en las barricas se lleva rebajado a 63,5º de alcohol.

El producto madura en barricas de roble blanco americano de primer uso y alto nivel de tostado que le aporta 100% de color natural y al menos un 60% de sus aromas y sabor final. La maduración es un punto clave en la personalidad del whiskey.

En Brown Forman producen sus propias barricas de roble blanco americano, que por ley tienen que estar muy quemadas por dentro. Con este quemado se caramelizan los azúcares de la madera de roble que contribuye con notas dulces, de vainilla y canela, y el 100% de su color natural.

Utilizan para sus barricas un nivel de tostado ligero, donde el bourbon se expande y se contrae, creando una capa quemada y carbonizada hace de filtración natural. Por ley solo se puede usar una vez la barrica nueva en la maduración del bourbon, barrica que luego venden a irlandeses y escocés para su whiskys, y en los almacenes controlan el clima y la velocidad de la madurez.

Como no podía ser de otra manera, Jesús Bernad cató Woodford Reserve (43,2º), de una madurez de entre 6 y 8 años, por la mezcla de barricas, que presenta un luminoso color ambarino cobrizo, un aroma de corteza de naranja, golosas notas de vainilla y ligeros especiados de pimienta negra, de gran complejidad. En boca es sabroso, dulce y cálido, con recuerdo de regaliza, frutos secos, canela, almendras y clavo. En su conjunto es complejo, amplio, largo, muy equilibrado, fino y envolvente.

La versión Rye evoca aromas de miel, especias y a la vez mentolado de la barrica nueva; una entrada en boca es muy seca y redonda, con notas terrosas y de regaliz.

– Jesús Bernad

Woodford Reserve Rye

El producto a estrenar, la joya de la presentación. Su nuevo whiskey de centeno, un cereal mucho más caro que el maíz, es una apuesta clara para los amantes del whiskey más clásicos, siendo un whiskey de estilo tradicional, rememorando épocas anteriores a La Prohibición. En la receta de Woodford Reserve Rye, el porcentaje de centeno es del 53%, ligeramente superior a lo estipulado, y el resto es cebada malteada y maíz.

Su estilo es menos especiado que otros bourbon con más rye. Este whiskey nace hace 5 años en su destilería y ahora llega por primera vez a España, pero solo vamos a poder encontrarlo en los 20 mejores bares de nuestro país.

Tras su imprescindible cata, Jesús Bernad percibe los aromas de miel, especias y a la vez mentolado de la barrica nueva; en la entrada en boca es muy seco y redondo, con notas terrosas y de regaliz. Destacan en su larga persistencia, notas vibrantes especiadas del centeno, clavo y pimienta negra, pero con un carácter muy fino, nada agresivo.

Después de esta excelente Master Class y cata de sus whiskeys, todos estamos  contando los días para poder disfrutar de este gran producto en las mejores barras.

Desde Spirit International, nos sumamos al merecido reconocimiento general y queremos dar la enhorabuena a esta emblemática marca de bourbon que ha alcanzado un nivel de finura y elegancia, en un estilo moderno, desconocido hasta ahora.

Salud.

No Comments

Post A Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.