BENEFICIOS SALUDABLES DEL WHISKY

No cabe duda de que el whisky puede ser una gran ayuda para crear recuerdos con amigos y grandes momentos de disfrute, pero hay más en esa copita dorada de lo que muchos piensan. Varios estudios han demostrado los beneficios del consumo moderado de whisky, o en su defecto del alcohol, en la salud.

¡Como si necesitáramos una excusa para beber whisky! Si ya de por sí, te encantaba disfrutar de este destilado si otro motivo aparente que el de disfrutar, hoy te traemos algunos grandes beneficios (o excusas) para hacerlo.

Combate cualquier resfriado

¿Congestión nasal o garganta irritada? No hay nada mejor que un buen Hot Toddy. Este tradicional cóctel, hecho de té de hierbas, miel y, por supuesto, whisky, es una receta internacional que entró en circulación hace más de 300 años, con el objetivo de sanar resfriados y malestares.

Lo cierto es que el whisky en el ponche caliente tiene múltiples funciones para aliviar los síntomas del resfriado. El whisky, por ejemplo, es un gran descongestionante, gracias a la mejora de la circulación mediante la dilatación de los vasos sanguíneos del cuerpo. Al igual que con los medicamentos contra la gripe, esta mezcla de ingredientes también ayudará para dormir, y, en consecuencia, a recuperarse más rápido.

¿Ayuda con la pérdida de peso?

Evidentemente, el consumo de alcohol no es la mejor idea para bajar de peso. Sin embargo, para aquellos que no queremos renunciar por completo a disfrutar de un buen trago, mientras mantenemos una buena dieta, hay que saber que el whisky es una de las mejores opciones.

En comparación con la cerveza o el vino, el whisky ofrece una alternativa bastante más baja en calorías. Este destilado contiene un número relativamente bajo de carbohidratos y azúcares, además de ser bajo en sodio y de no contener grasa.

Puede reducir el riesgo de cáncer

Ha habido cierto debate dentro de la industria médica sobre la influencia de whisky para prevenir el cáncer. Diversos estudios afirman que beber whisky con moderación (u otras bebidas como el vino), podría tener un impacto para ayudar a reducir el riesgo de cáncer debido a un ingrediente clave: el ácido elágico.

El ácido elágico, también presente en algunas frutas, es un antioxidante del que se dice que tiene poderosas propiedades para combatir y reducir un desagradable subproducto llamado radicales libres, presente en el cuerpo.

Previene enfermedades cardiovasculares

Su gran contenido en antioxidantes, mayor que en el vino y otros espíritus jóvenes, permite reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, como la cardiopatía isquémica, principal causa de muerte en el mundo.

Hace más llevadera la diabetes

Descubrir que tienes diabetes es un diagnóstico que cambia tu vida. De repente, los dulces que solías amar son muy restringidos, así como un auténtico cambio en la alimentación diaria, y también en el consumo general de alcohol. Sin embargo, se ha demostrado que, por su valor nutricional, el whisky puede ser una muy buena alternativa, siempre con un consumo responsable y controlando los niveles de azúcar en sangre.

Antídoto contra el estrés y la depresión

Charles Holahan, psicólogo de la Universidad de Texas, dirigió un interesante estudio para investigar cómo influye el consumo de alcohol en la tasa de mortalidad, haciendo un seguimiento controlado durante 20 a tres grupos de personas de entre 55 y 65 años.

El estudio dividía a los sujetos en 3 tipos de conducta con respecto al consumo de alcohol: personas que no bebían ni una gota de alcohol, personas con un consumo moderado y responsable, y personas que bebían alcohol en exceso.

Tras los 20 años de seguimiento, los resultados fueron, cuanto menos, sorprendentes. El grupo con una menor tasa de mortalidad fue el de aquellos que consumían alcohol de una manera responsable, como una copa de whisky al día, o un par de copitas de vino.

¿Cómo es posible que los bebedores de alcohol tengan menos probabilidades de morir prematuramente que los no bebedores? Los investigadores concluyeron que uno de los motivos principales se debe al beneficio anti estrés y social que suele aportar estos hábitos.

Los bebedores, por lo general, tienen una mejor vida social, con relaciones sociales más estables, lo cual es esencial para una buena salud social, mental y emocional. Mientras tanto, los no bebedores son más propensos a mostrar signos de depresión y menos sociabilidad.

Aunque ya lo hemos dicho en varias ocasiones, es importante volver a recalcar que, todos estos beneficios solo son válidos con un consumo moderado y responsable.

Hoy más que nunca, salud a todos!

No Comments

Post A Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.