JOHNNIE WALKER, LA HISTORIA 

Conocemos el origen e historia de uno de los mejores y más reconocidos whiskies del planeta. Y como no podía ser de otra manera, esta historia comienza con el hombre que dio lugar al nombre de la marca: Johnnie Walker.

Corría el año 1819, cuando el padre de John Walker fallecía, dejando un panorama muy difícil para un joven y humilde campesino de 15 años. Durante una temporada, todo parecía ponerse cuesta arriba y el mundo no era el lugar más amigable para John.

Sin embargo, decían los que le conocían bien, que este joven solía tener un brillo especial en sus ojos y con una viveza fuera de lo normal. Él sabía que no había tiempo para lamentarse, si no una vida que construir.

Ese mismo año, la granja de la familia fue vendida, y con el dinero consiguió abrir su propia tienda de ultramarinos en el pueblo de Kilmarnock, al oeste de Escocia. John tenía un don natural para los negocios, y pensaba que con esto le iría mejor que con la granja.

También tenía un talento para el whisky. En aquella época la mayoría de los comercios de este tipo ofrecían una línea de single malts, aunque estos whiskies no eran muy consistentes. Consciente de ello, John empezó a mezclarlos para conseguir que su whisky tuviera un sabor único y perdurable. No tardó mucho en destacar entre la competencia, convirtiéndose en un establecimiento muy popular gracias en gran parte al whisky.

Cuando John murió después de una vida plena y próspera en 1857, dejó a su hijo, Alexander, con un negocio próspero y un gran reconocimiento local por sus whiskies.

Con Gran Bretaña en plena Revolución Industrial, por aquel entonces la vida se movía muy rápido y los cambios y avances en la sociedad eran constantes. En Kilmarnock, el ferrocarril había llegado, transportando productos y bienes a los grandes barcos que navegaban regularmente a lo largo del planeta.

Alexander supo aprovechar esta oportunidad para agrandar el negocio familiar, y en 1867, lanzó la primera mezcla comercial de Johnnie Walker, a la cual llamó ‘Old Highland Whisky’. Además, en un movimiento muy astuto, negoció con los capitanes para que actuaran como agentes allá donde navegasen, consiguiendo calar entre la población de muchos territorios. En poco tiempo, su mezcla única estaba disponible en todo el mundo.

Cabe destacar, que desde 1860, Alexander decidió implantar la famosa botella de forma cuadrada, lo cual resultó ser con el tiempo, algo muy eficaz para reducir el riesgo de rupturas en estos viajes marítimos. También estableció la etiqueta distintiva, inclinada a exactamente 24 grados, un detalle más para destacar entre la multitud.

En 1889, y tras un gran trabajo de internacionalización del whisky, Alexander decidió dejar la compañía en manos de sus hijos Alexander II, un maestro mezclador, y George, otro maestro, pero en los negocios.

Ambos herederos del imperio Walker deciden, en 1909, renombrar su exitosa y nueva variedad de whiskies con los colores de sus icónicas etiquetas. Así, nacen Johnnie Walker Red Label o Johnnie Walker Black Label.

Caminante, no hay camino, se hace camino al andar.

Antonio Machado

También durante esta época, se estableció el primer “caminante” como logo de la marca. Logo que evolucionaría con el tiempo, modernizándose hasta llegar al logo actual.

En 1920, el whisky Johnnie Walker estaba asentado en 120 países, y a medida que el siglo avanzaba, se popularizaba más, siendo disfrutado e idolatrado por famosos de la época, como estrellas de cine, cantantes, políticos o deportistas.

La marca no paraba de obtener reconocimientos, tanto a nivel internacional como nacional. Así, en 1934, John Walker & Sons recibía una Garantía Real por el rey George V, para abastecer de whisky a la Casa Real. Cabe destacar que, a día de hoy, se mantiene dicha garantía.

Conforme pasaban los años, la marca se iba expandiendo, con nuevas creaciones y productos, como el Johnnie Walker Blue Label, el Johnnie Walker Gold Label Reserve o el Johnnie Walker Platinum Label.

No cabe duda de que hoy, y tras varias generaciones que han seguido la estela que dejó Johnnie Walker, la marca se ha convertido en una de las marcas de whisky más importantes del mundo, siendo reconocida en todo el mundo.

Seguro que si el bueno de John levantase la cabeza, estaría muy orgulloso al ver en lo que se ha convertido aquel whisky diferente y especial que decidió elaborar en su día.

Salud a todos!

No Comments

Post A Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.