JURA 1977, UN WHISKY TAN RESERVADO COMO SU ORIGEN

Isle of Jura es en una pequeña isla al oeste de Escocia, un lugar solitario y recóndito. Sin embargo, en esta isla tan apartada de todo, nacen algunos de los mejores whiskies escoceses, como el Jura 1977.

El clásico y eterno escritor George Orwell, describió esta isla en 1984, como un lugar “in-ac-ce-si-ble“. Y es que pese a encontrarse a menos de 100 kms. de Glasgow, la isla de Jura se caracteriza por su austeridad, donde tan solo se puede encontrar una pequeña comunidad, una humilde carretera, una tienda y una destilería, Isle of Jura, con el mismo nombre de la isla.

Esta destilería se funda en 1963, levantándose sobre las ruinas de una antigua destilería abandonada del siglo XIX, al sur de la isla. El objetivo de la marca era claro: hacer resurgir el whisky de la isla. Desde luego, lo han conseguido, sabiendo revitalizar el negocio y situando este enclave en el mapa mundial del whisky.

Isle of Jure Distillery, se destaca por la elaboración de unos whiskies exquisitos, gracias a sus alambiques altos, traídos por sus fundadores con la idea de crear productos especiales para deleitar a todos los paladares.

Entre sus productos, uno de los whiskies que más ha dado que hablar últimamente ha sido el Jura 1977, o 1977 Juar, una de sus últimas ediciones limitadas. Como es costumbre en la destilería, cada uno de sus productos tiene un símbolo y el de esta es el tejo, en gaélico “juar“, una de las coníferas más comunes de la isla y uno de los signos de la inmortalidad, la regeneración y la puerta a otros mundos.

Cabe destacar, que del 1977 Juar tan solo se han elaborado 498 botellas, toda una elección limitada de la que solo algunos, concretamente 498 afortunados, lograrán disfrutar.

Nos encontramos ante un whisky escocés Single Malt de 1977, elaborado con una malta cosechada a mano, destilado a la forma tradicional en sus altos alambiques, madurado en barricas de bourbon y terminado en barriles Port Pipe.

El producto final es un whisky de un profundo color ámbar con reflejos dorados, un cautivador aroma dulce, con toques a especias, y notas afrutadas en boca.

Un whisky muy especial, tanto como esa recóndita isla en la que nace.

Salud a todos!

Fuente: bonviveur.es

No Comments

Post A Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.