SUNTORY: UN RITUAL HECHO WHISKY

¿Te imaginas que uno de los mejores sakes del mundo proviniese de Escocia? Con la misma reticencia y desconfianza se recibió la llegada de aquellos primeros whiskies provenientes de Japón. Sin embargo, gracias a la persistencia y al perfeccionismo nipón, se consiguieron productos que no tienen nada que envidiar a los elaborados en la cuna del whisky.

A día de hoy, ya no sorprende a nadie la presencia del whisky japonés entre los mejores del mundo, de hecho el whisky nipón Hakushu 25 años, de la destilería Suntory, ha sido premiado en la última edición de los World Whiskies Award (WWA) como el mejor whisky del mundo.

La marca Suntory, con Shinjiro Torii como cabeza visible y fundador, ha sido sin duda uno de los pilares fundamentales del auge y asentamiento del whisky en Japón. Torii, tras sucesivos viajes a Escocia, quedó prendado de aquel oro líquido tan especial.

Como buen nipón, logró absorber todos los conocimientos y secretos de los scotchs pero adaptándolos a su cultura. Buscó un terreno similar a las Highlands. Mar, clima de contrastes y agua… Así decidió construir la primera destilería de single malt en Japón, concretamente a las afueras de Kioto.

Cabe destacar, que los japoneses encontraron que aquel primer whisky de Torii, el Shirofuda, era demasiado ahumado y fuerte para sus gustos. Así, en búsqueda del sabor perfecto, modificaron matices hasta dar con el Kakubin, una obra maestra donde se consiguió el perfecto balance entre armonía con la naturaleza, respeto por los sabores y minuciosidad japonesa.

La gama Suntory crece entre las décadas de los ´80 y los ´90, con el Yamazaki, el Hakushu y el blended Hibiki. Obras artesanales que nacen a través de rituales cuidadosos, casi sagrados y que resaltan las características principales que se disfrutan sorbo a sorbo.

Debido a que la creación del whisky japonés ha estado inspirado en el escocés, ambos comparten similitudes, respetando siempre las diferentes personalidades de cada destilería.

Los blended (combinación de single matls y whiskies de granos alternativos) y los vatted (combinación de SÓLO single malts) son muy comunes en Japón, donde consideran la mezcla como una forma de arte, más que como un medio más económico para obtener ganancias.

Suntory, lejos de conformarse por el reconocimiento mundial, no para de crecer. Además de continuar con la destilación de sus productos, está planeando nuevos proyectos, como el de enviar sus destilados a una estación espacial con el objetivo de estudiar cómo las diferentes atmósferas, incluso la falta de gravedad, afecta al sabor y a los matices de sus whiskies.

Suntory es un ejemplo perfecto de superación, y una prueba más de que con esfuerzo y persistencia, quien algo quiere algo puede.

Saludo a todos!

Fuente: loff.it

No Comments

Post A Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.