TASMANIA: ISLA EMERGENTE PARA EL WHISKY

Tasmania es un estado al sur de Australia, que a muchos nos resultará familiar gracias a aquel personaje animado de los 90, el diablo de Tasmania, inspirado en un animal típico de esta zona. Lo que tal vez no imagines es que esta zona es hogar de una respetada y creciente industria del whisky.

Sí. Lo cierto es que, aunque dentro de Australia esta zona tiene fama por su carácter hippie y desenfadado, en el resto del mundo, y sobre todo en la industria del whisky, existe un reconocimiento indudable por sus productos de este agua bendita.

Esta isla, la 26ª más grande del planeta, ofrece un lugar perfecto para producir whisky, debido a sus grandes y vírgenes sectores naturales, su clima fresco, su aire puro y su agua no contaminada

Aunque su volumen de producción aún esta lejos de compararse con otras grandes areas productoras, como Escocia, hay que reconocer que su potencial es enorme, gracias al colorido grupo de destiladores de la isla, que ya no para de recibir aplausos y galardones internacionales.

El sabor Tassie, como también se conoce al whisky de esta isla, es parecido al de los whiskies escoceses, aunque siempre hay ciertas diferencias comunes y una distinción por parte de cada destilería.

Un comienzo complicado

La historia de destilación en Tasmania comienza en 1822, cuando empezaron a crearse destilerías en masa, llegando a ser hasta 16 las que operaban legalmente en la isla. Sin embargo, esta floreciente industria se cortó de lleno, cuando en 1838, el gobernador Jonh Franklin, declaró su propia versión de La Prohibición, ilegalizando cualquier destilación y venta de alcohol.

Aunque parezca increíble, y casi como si de un invierno en Juego de Tronos se tratase, La Prohibición duró ¡más de 150 años! No fue hasta la década de 1990, cuando el destilador Bill Lark, presionó al gobierno estatal de Tasmania para enmendar la Ley y permitir la apertura de pequeñas destilerías. Desde entonces, se han abierto 8 destilerías, que pronto llegarán a ser 10.

En cuanto a su sabor, el whisky de Tasmania se asemejar con el ​​escocés, de ahí la elección ortográfica de “whisky” en lugar de “whiskey“. Generalmente, se elabora con cebada malteada cultivada localmente, aunque el centeno también es utilizado por algunos destiladores de la isla.

El propio Bill Lark describe sus productos: “Los whiskies de Tasmania están ganando una reputación por producir una experiencia de boca grande y completa, produciendo un intenso sabor intenso a malta. Después, cada destilería logra impregnar sus propias características para destacarse del resto, mediante la elección individual de levadura o el tipo barril.

La importancia del barril

Old Hobart Distillery, por ejemplo, madura su whisky en barriles de jerez y de puerto, generalmente en 100 litros. Por su parte, Patrick Maguire, propietario y destilador de Sullivan’s Cove Whisky, asegura que los sabores se reducen a la forma tradicional en que funcionan las destilerías de Tasmania: ni se filtra en frío y n se utiliza el caramelo.

Los whiskies de Tasmania suelen ser sutiles y un poco frutales. Eso se debe en parte al tipo de cebada que usamos, pero creo que también se debe a la forma en que destilamos y la forma en que procesamos el producto. Hacemos las cosas de una manera muy antigua y artesanal para conseguir el mejor sabor“, afirma Maguire.

Las dos principales diferencias entre el whisky escocés y el australiano, según Richard Stewart, de Tasmanian Whisky Appreciation Society, son las barricas australianas locales, que son usadas para la maduración en la mayoría de destilerías de la isla.

No obstante siempre existen excepciones, como la ya comentada de Old Hobart, o Sullivan’s Cove, donde elaboran un double cask whisky, envejecido en barricas de ex-Porto de roble francés y de ex-bourbon de roble americano.

Empezando la casa por el tejado

Aunque pueda parecer extraño, el whisky de Tasmania fue mucho antes reconocido a nivel internacional que a nivel nacional, de hecho en Australia no fueron conscientes de la gran escena que se estaba presentado al sur de su territorio hasta que llegaron los reconocimientos internacionales.

A día de hoy, el whisky de Tasmania está presente en los grandes mercados del whisky mundial, y abriéndose paso en países como Reino Unido, Bélgica, Dinamarca, Suecia o Dubai. Además, se está lanzando recientemente en Estados Unidos.

Siempre supimos que tomaría tiempo que el mercado australiano conociera los whiskys de Tasmania y apreciara su alta calidad. Por fin, todos estamos experimentando una situación donde tanto bares, restaurantes, como tiendas de bebidas en toda Australia están buscando nuestros whiskies y promoviéndolos con orgullo a sus clientes“, dice Bill Lark.

“Ninguno de nosotros es lo suficientemente grande como para ser competitivo y existe un gran mercado, por lo que es mejor que trabajemos juntos que trabajar separados”

– Patrick Maguire, propietario de Sullivan’s Cove Whiskey

A día de hoy, los whiskys de Tasmania, y como no podía ser de otra manera, han sido reconocidos con una serie de premios tanto internacionales como nacionales, con un gran protagonismo de Old Hobart Distillery.

Su potencial de crecimiento es tal vez, lo que hace que el whisky de Tasmania sea tan emocionante. La gran calidad de las destilerías existentes en la isla, sumadas al buen recibimiento tanto dentro como fuera de Australia y el renacimiento del whisky a nivel mundial, son los factores que auguran el éxito del producto.

Sin embargo, no se prevé un cambio en el tamaño de estas destilerías ni un cambio hacia la producción masiva. Más bien, son conscientes de que su fuerza reside en su alma boutique y artesanal, con un producto más puro con el que se diferencian del resto de competidores.

Quizás la parte más conmovedora de esta historia es la solidaridad y el apoyo que los destiladores se ofrecen entre sí. Más que rivales, son compañeros, que quieren recorrer este camino juntos. Bill Lark asegura que “los productores de whisky de Tasmania están muy orgullosos de sentarse uno al lado del otro cada vez que tienen la oportunidad“.

Agrupadas todas bajo la Tasmanian Whisky Appreciation Society, quieren promover conjuntamente Tasmania como la Isla de Whiskey de Australia. Además quieren establecer los requisitos para legislar la denominación protegida de los Tasmanian Whiskies, para proteger su reputación.

Desde Spirits International, estamos deseando que sigan llegando productos Tassies al mercado para poder disfrutar de ellos.

Salud a todos!

No Comments

Post A Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.