MANHATTAN: UN APERITIVO PERFECTO

Te presentamos un coctel que gracias a ese sabor con matices amargos y dulces tan difícil de explicar, y esa mezcla justa de buen gusto, clase, y diversión, ha conseguido la inmortalidad. Hoy desde Spirit International, nos adentramos en la historia de uno de los más grandes clásicos: el Manhattan.

Como suele ocurrir con los clásicos, su historia es larga y confusa, y se encuentra siempre bajo la controversia, dado que suelen ser muchos quienes se intentan atribuir tal exitoso descubrimiento. Sin embargo, aunque no sabemos con certeza quién y cómo lo inventó, sí conocemos las historias más factibles y divulgadas.

La principal teoría, y la más apoyada, cuenta que el Manhattan fue creado por primera vez el 18 de Noviembre de 1874, en el Manhattan Club de Nueva York. Allí, Jenny Jerome (mujer de Churchill padre), habría organizado un banquete en honor al candidato presidencial Samuel Jones Tilden.

En este famoso club frente al Empire State Building, Lady Churchill encomendó al barman realizar un trago muy especial que quedase bautizado con el nombre del lugar. Tal fue el éxito del banquete y del cóctel, que no tardó en ser una tendencia total entre los círculos más elitistas de Nueva York.

Sin embargo, existe una corriente que desconfía de esta teoría, afirmando que esta mujer, muy pocos días después, se encontraba en Francia dando a luz a su hijo Winston. Es por ello, que existen otras teorías alternativas.

En una de ellas, William F. Murhall, una barman de la década de 1880, afirma que el Manhattan fue creado por un barman de la década de 1860, conocido como Black, y que era muy conocido por todos lo que frecuentaban su bar en Broadway.

Otra historia alternativa cuenta que esta bebida se creó en un viaje en barco del coronel Joe Walker, quien navegó con un amigo desde Nueva Orleans a Manhattan. Poco antes de llegar a tierra y tras quedarse sin más bebida que vermut y whisky, se les ocurrió mezclar ambos ingredientes. Los resultados fueron tan buenos, que en cuanto pisaron tierra perfeccionaron la mezcla y la popularizaron.

En cualquier caso, lo que sí podemos afirmar, es que el Manhattan fue creado en Nueva York, concretamente en Manhattan, y en la segunda mitad del siglo XIX. Otro dato indiscutible es que el vermut no llegó a EEUU hasta finales de la década de 1850, incluso no empieza a usarse hasta finales de la década de 1870.

Desde su aparición, la fama de este cóctel no paró de crecer, alcanzando su máximo apogeo entre 1930 y 1950, con el esplendor del cine de Hollywood, donde fue todo un icono de lo varonil, famoso y cosmopolita. Papeles de mafiosos, ejecutivos o casanovas de la gran pantalla solían aparecer con uno de estos en la mano en aquellos largometrajes.

Esta mezcla de whisky (preferiblemente de centeno o canadiense), vermut y Angostura, hace uno de los cócteles más demandados del mundo, y es consumido principalmente como aperitivo.

Primeramente, el whisky utilizado solía ser el americano o Bourbon, pero durante la Ley Seca (1920-1933) se empezó a usar whisky de centeno o canadiense, un licor que era mucho más fácil de conseguir, y que desde entonces se consolidó.

Por su parte, según el vermut utilizado se podrá conseguir un tipo de Manhattan u otro. Con vermut seco se obtiene la versión más Dry del Manhattan. Con vermut rojo y seco a partes iguales, consiguiendo una versión equilibrada: el Medium Manhattan o Perfect Manhattan. Y con vermut rojo, su versión más dulce, el Sweet Manhattan, donde se puede incluso omitir la Angostura.

El coctel se presenta en copa Cocktail o Martini, siempre bien enfriada, y se adornará con una aceituna y una espiral de limón si es seco, o con sustituyendo la aceituna por una guinda de marasquino si es dulce.

Vemos la receta al detalle.

El Manhattan ofrece una riqueza de sabores muy amplía, gracias a sus escasos pero tan versátiles ingredientes.

– Barman Academy

Ingredientes

5 cl. de Whisky canadiense/ de centeno
2 cl. de Vermut seco/dulce
2 gotas de Angostura
1 guinda roja de marasquino/ aceituna
1 espiral de limón
Hielo

Equipamiento

1x Vaso Mezclador
1x Jigger
1x Cuchara imperial
1x Colador o Strainer
1x Copa Martini o Cocktail

Cómo hacer

– Este cóctel se prepara en vaso mezclador, añadiendo el whisky, el vermut y la Angostura en el vaso con hielo.
– Remover adecuadamente con cuchara imperial, hasta conseguir un color homogéneo.
– Colar mediante strainer en una copa Martini o Cocktail (previamente enfriada 10-15 minutos en congelador, o usando hielo).
– Por último, decorar al gusto, con una guinda roja de marasquino o una aceituna, y una espiral de limón.

Un trago súper recomendable. Si aún no lo has probado, ¿a qué esperas?

Salud a todos!

Fuente: barman.academy

No Comments

Post A Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.