MEZCLANDO WHISKY ESCOCÉS Y BOURBON

El mundo se mueve por tendencias, y en el sector de los destilados, no podía ser menos. La última de las modas que ha llegado al whisky es mezclar whisky escocés y bourbon.

Recientemente en el Reino Unido, país cuna del whisky, se ha vivido un crecimiento, sin precedentes, en el consumo y popularidad del bourbon o whisky americano, con un aumento del 19% en el último curso.

Por su parte, y salvo las maltas puras, los whisky escoceses mezclados, menos dulces y más ahumados que los americanos, parecen haber decaído en cuanto a ventas en el país británico.

¿Qué hacer cuando tu competencia te está dejando atrás? En muchas ocasiones, la imitación es una gran solución. Por ello, la última tendencia ha sido dotar al whisky escocés mezclado con algunas de las características del bourbon esperando atraer a más clientes, con un producto más dulce y suave.

Hay que tener en cuenta que, por lo general, el whisky escocés ya le debe gran parte de su perfil de sabores al licor americano, ya que un gran porcentaje del whisky escocés se ha añejado en barriles que alguna vez tuvieron bourbon.

Antes de ver algunos grandes productos que han hecho real esta tendencia, veamos un rápido manual, básico y sencillo, de las características de cada familia de whisky.

Whisky escocés: elaborado sólo en Escocia y añejado en madera de roble, nueva o usada, por un mínimo de tres años. Los whiskys de malta usan cebada como único grano, mientras que el escocés mezclado incluye otros granos combinados con cebada malteada. Diferentes regiones tienen diferentes perfiles de sabor, pero puedes esperar brezo, almendra, mazapán, roble y humo (si hay turba).

Whisky americano (Bourbon): elaborado en EEUU y añejado sin mínimo de edad en madera de roble, nueva. El producto final tiene que ser una combinación de, al menos, 51% de maíz (los otros granos son generalmente trigo o centeno, y una pequeña cantidad de cebada malteada). El Straight Bourbon, debe de ser añejado al menos por dos años, y se debe exponer una declaración de añejamiento en caso de que sea menor a cuatro años y que no contenga aditivos como caramelo, colorantes, o azúcar adicional. El producto madura más rápido que el whisky escocés y generalmente dan un sabor de vainilla, caramelo, cereza y algunas veces, especias picantes por el centeno, o un poco de dulce del trigo.

En resumen, muchos de los whiskies escoceses se americanizan, bajando su intensidad de humo y cuerpo, y aumentando su balance y dulzura para atraer a más consumidores. Veamos algunos buenos ejemplos.

Compass Box Delilah

Posiblemente el que desató toda la moda. Compass Box lanzó este escocés mezclado en 2013 en honor a Delilah’s, un emblemático bar de punk-rock en Chicago con una de las mejores colecciones de bourbon. Querían crear un “escocés que pensara que es un bourbon“, y lo lograron de manera excelente, añejando una mezcla de roble americano nuevo y toneles de bourbon rejuvenecidos.

Con un toque de coco, vainilla y caramelo flotando a través del floral tradicional, frutas, almendra, mazapán y notas de humo del bien añejado escocés. Aunque Delilah fue edición limitada y es difícil de encontrar, puedes disfrutar sus notas base en su marca popular Asyla.

40% vol. 52 libras esterlinas (59€).

Monkey Shoulder

Otro revolucionario. Esta popular malta mezclada no dice deliberadamente que va tras los fans de bourbon, pero el objetivo era hacer un whisky relajado, suave y altamente accessible poder atrapar a una audiencia de moda.

Es una mezcla de tres puras maltas Speyside de 27 barriles diferentes. Es un destilado de cebada malteada, donde las notas florales y de vainilla se unen en la nariz con un toque de especia de vainilla estilo bourbon en el paladar.

43% vol. 25 libras esterlinas (28€).

Barrelhound Blended Scotch

Barrelhound se centra específicamente en el bebedor de bourbon, con una botella bajita y redonda, en donde comúnmente embotellan el whisky americano. Fue lanzado el mayo pasado por Pernod Ricard, y se le encuadra dentro de “esta nueva generación que une los mundos del bourbon y el escocés“, con un perfil de sabor más dulce y accesible.

Un poco menos complejo que el Monkey Shoulder, pero con una mezcla similar de maltas y granos más dulces. Con un toque terroso y con matices vegetales en la nariz, acentuado por la cereza, la vainilla y el roble. En paladar es ligero y cremoso, con la vainilla dominando un humo aminorado. Es refrescante, lo que le hace ser una opción ideal para un Whisky Sour o un Old Fashioned.

40% vol. 30 dólares (24€).

Dewar’s Scratched Cask

Al añejar el bourbon, todo depende del grado en que la madera se quema dentro del barril, desde ligero hasta pesado. En función de esta caramelización de la madera, se crea el color y el sabor del producto.

Dewar’s ha elegido el Scratched Cask para embotellar su popular marca White Label. Hasta 40 puras maltas y granos son añejados en un barril de roble usado para bourbon por al menos cuatro años, y después se deja reposar por unos meses en un barril de roble americano, altamente “quemado“. Con toques de vainilla, chocolate y roble para cubrir el sabor traditional White Label de Dewar’s.

40% vol. 26 dólares (21€).

Ahora que ya conoces esta última tendencia y algunos de los mejores ejemplos, ¿a qué esperas para probarlos?

Salud para todos.

No Comments

Post A Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.